Escrito Propio #2: Futuro por pasado

Un anuncio preliminar(que no tiene casi nada que ver): estoy ultra encapsulada con otros proyectos que reduje increíblemente mis tiempos de lectura, por eso no están viendo por acá muchas reseñas, la verdad. Voy a tratar de hacer una entrada sobre Operación Masacre, mi lectura actual, cuando lo termine. Es increíble el análisis que voy teniendo mientra lo leo.  Dentro de un poquito(Bah, cuando  esto se esté publicando)  voy a cursar un taller de escritura creativa muy bonito para poder ver hasta dónde pueden florecer mis habilidades(? No sé, también va a influir esto de tener una periodicidad  y un ritmo. Yo divago banda, entonces tener horarios y bloques me re ayuda para realizar proyectos y metas.

Creo que este es el tercer escrito que publico por estos lares, tenía ganas de subir algo como esto. Debo de admitir que hay algunas cosas que no me cierran del todo pero creo que es cuestión de practica y de tiempo. Así que lo que van a leer es la versión que tengo hasta la fecha.

 El texto/cuento breve nace de la noticia de la baja en la matrícula de mi colegio(uno monstruo, tipo cursamos como 2500 personas), muchxs se tuvieron que cambiar de turno o incluso, en los peores casos, dejaron el colegio para irse a trabajar. El año pasado había sucedido algo parecido pero fueron muchos menos, les juro que fue drástica la baja. Escuchar eso en la reunión plenaria me sumió en una profunda tristeza. Mi secundaria era una de las muchas de las que iban/van a sufrir el cierre de la sec. para adultos, el FINES. Pongo la barra en el tiempo verbal porque todavía eso se está debatiendo... No sé a ustedes, pero a mi me re moviliza que un montón pierdan el derecho de estudiar. Me moviliza, me entristece y me enoja. Todo al mismo tiempo. La educación NO es negociable y tampoco se debe recortar.







Futuro por pasado


 Escucho el chirrido de las sillas, ¿lo recordás? Cambió, es diferente. Veo los pasillos cada vez menos intervenidos, cada vez más ajenos, ¿los recordás? ¿Podés recordar también el poluleo de los soñadores en el horario de cursada? Ya no es como antes, acá hay algo que no es nuevo porque tiene mucho olor a viejo, a algo que ya sufrimos.

 Recuerdo en los ojos la alegría, muchos destellos de corazones abiertos y brillos como los que trae el progreso. Tengo que decírtelo: ya no los veo. Sí, ya sé que hay corazones abiertos, alegría y algún que otro progreso, pero no es lo mismo: acá eso no vibra en todos los corazones ni se muestra en todos los ojos, menos continuamente, menos aún todos al mismo tiempo. Me encantaba recorrer los pasillos y encontrar que todos los ojos estaban brillando y emanaban esos tres condimentos fundamentales: progreso, corazón abierto y alegría.

 ¿Qué pasó que perdimos todo eso? ¿Qué pasó con las sillas que ya no chirrean, con los pasillos que se volvieron ajenos? ¿Y qué pasó con la alegría? Que no nos la quiten, que no terminen de hacerlo. ¿Qué pasó con todas las otras cosas? El bullicio feliz de los intermedios, la música compartida que salía de los equipos y de los corazones. ¿Qué pasó con todo eso? Compañeros, nos han robado a mano armada y no están ni presos ni muertos. Nos han robado la alegría y nos han robado el futuro, pero ni siquiera tienen sanción. ¿Media falta? ¿Amonestación? ¿Llamado de atención? Nada, ni un poco.

 A nosotros nos encarcelan, nos llevan si hacemos robos nimios comparados con los que hacen ellos. Si llegamos tarde a una clase, nos pasan media falta, pero si ellos llegan tarde a una paritaria, no pasa nada. Si insultamos, nos amonestan, pero a ellos ¿quién los amonesta cuando nos insultan la dignidad? Exacto, nadie. Y cuando de todo esto nos damos cuenta, ¿qué más queda? Un llamado de atención, algo masivo donde el pueblo esté. Y eso ni siquiera funciona porque lejos de ser escuchados, nos declaran sin voz ni voto. En este momento somos subversivos, y entonces, en vez de palabras y diálogos, llegan gritos, pero son de terror y son nuestros porque llegan camiones, motos y palos que no reprimen las mentiras ni las  traiciones, nos reprimen los cuerpos, los sueños y las voces.
 No, definitivamente nada es lo mismo. Todo cambió cuando de a poco se fueron vaciando las sillas a mi lado y ya no se sintieron ni las alegrías ni los chirridos ni los bullicios.

 De a poco, nuestras escuelas se fueron vaciando por necesidades insatisfechas que a la larga nos entierran el futuro.  Sueños hechos trizas. Sueños muy altos que se fundieron en una pila de platos. Sueños que se drenaron en alcohol de la misma forma en la que se está drenando nuestra educación.

Acá se respira pasado. Se huele el granero, pero ¡ojo! No cualquiera: el granero del mundo. Porque si algo bueno hay en todo esto, es que, finalmente, a pesar de todo, como anhelamos desde hace tiempo, volvimos al mundo: vendemos hasta nuestros limones… Ah, no, pará:  eso tampoco. 





Espero que les haya gustado.
Nati
<3


9 comentarios:

  1. Ay Naty, que lindo que lindo que lindo, no sé si termina de entrar en la categoría de cuento, no importa en todo caso, las comparaciones que usas y las conexiones para unir cada tema son brillantes. Me gusto mucho mucho muuuuuuuuucho (nota las muuuchas "u")

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja! Clá, no sabía bien cómo catalogarlo por eso lo de escrito/Texto jaja
      Me alegra que te guste!

      Eliminar
  2. ¡Hola hola!
    De verdad que es precioso! Enhorabuena
    🐾Te espero por el rincón de mis lecturas, un besote

    ResponderEliminar
  3. Está muy bueno. Me gusta desde dónde lo encaraste y que dejaste fluir el idioma como nosotros lo hablamos. No sé si diría que es un cuento o no, porque de ficción hay poco, pero eso no quita que esté muy bueno.

    ResponderEliminar
  4. Hola Nati, en este momento me siento triste y enojada al mismo tiempo, acabo de enterarme de la posible cancelación del fines. No me gusta nada estoy cambios que están surgiendo, de a poco nos van quitando el derecho a la salud y a la educación :(

    Me gustó mucho el relato, me copa que hables de estos temas serios :) Un beso.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Naty!
    Yo lo llamaría narración, cuento se le suele llamar a la ficción como mencionaron arriba (cosa que no es cierto ya que es cierto).
    Te juro que me ha fascinado tu forma de enlazar ambos contextos para transformarlos en uno y demostrar la triste realidad que acontece.
    Nos quitan nuestros derechos, no vayas con capucha porque seguro sos un ladrón/na. Si cobras un plan porque no ganas lo suficiente, sos un planero. La beca progresar ya no existe como tal. Tendrías que cursar mínimo cinco materias para cumplir los requisitos, y por la experiencia propia que paso este cuatrimestre te puedo decir que es agotador. Imaginate si fuera así todos los años. Y ni aún así porque están las correlativas (materias que necesito aprobar/promocionar para hacer otras). Es su forma de "quedar bien" del tipo yo te doy el beneficio pero como no aplicas para los requisitos...
    Seguí escribiendo como lo estás haciendo, y si llegara a surgir un comentario negativo (ya sabemos de qué tipo), no prestes atención. Cada uno sabe cómo está su heladera, como nos dijeron "futuro por pasado".

    Saludos <3

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Me gustó mucho lo que escribiste <3
    ¡Felicidades por el buen texto! Un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola Nati!
    Muy bueno lo que escribis! me resultó precioso como conectaste todo y como lo enfocaste. ¡Seguí así!

    ResponderEliminar

LEA

Todo el contenido de este blog pertenece a Natalia Bocija©. Todos los derechos reservados. Con tecnología de Blogger.

Estoy en...

Estoy en...

Reto de Lectura

2018 Reading Challenge

2018 Reading Challenge
Naty has read 0 books toward her goal of 32 books.
hide

Tiempo en la blogosfera

Daisypath Vacation tickers